Índice de Confianza Vistage 1° trimestre 2012.
En el primer trimestre de 2012 se acentuó fuertemente la tendencia negativa.

En el primer trimestre de 2012 se acentuó fuertemente la tendencia negativa que se venía insinuando desde algunos trimestres anteriores, hasta alcanzar el nivel más bajo advertido desde el segundo trimestre de 2009 (62 puntos).

ca


Consultados sobre el estado de la economía argentina en comparación con un año atrás, 76% de los empresarios respondió que las condiciones habían empeorado (antes 35%), 23% que se habían mantenido (38% anterior) y sólo 1% que habían mejorado (27% anterior).

Con relación a las perspectivas para los próximos doce meses, las expectativas son casi idénticas a las anteriores (76%, 24% y 0% versus 53%, 38% y 9% respectivamente para condiciones más críticas, similares o más beneficiosas).

Respecto de la probabilidad de inversión en activos fijos en los siguientes doce meses, las cifras muestran: 45% piensa que se mantendrá sin cambios (54% anterior), 34% que disminuirá (11% anterior) y 22% que aumentará (35% anterior).

Las expectativas sobre los niveles de facturación en los próximos doce meses muestran una tendencia similar al resto de las variables. 47% de los consultados espera que aumente (antes 64%), 36% que se mantenga (antes 27%) y 16% que disminuya (antes 9%).

Al preguntar sobre las percepciones acerca de la rentabilidad, los resultados fueron: 47% espera una disminución (39% anterior), 32% que se mantenga (28% anterior) y sólo el 20% espera un crecimiento (33% anterior),

Respecto de los precios de los productos y servicios, 68% de los encuestados indica que esperan incrementos (76% anterior), 28% votan por que se mantendrán (24% anterior) y sólo un 4% espera disminuciones (0% anterior).

El promedio simple de las respuestas sobre la inflación esperada para 2012 es de un 24,4% (23,0% anterior).

En cuanto a las expectativas respecto del total de empleados para los próximos doce meses, 46% indican que se mantendrá igual (42% anterior), 27% que aumentará (45% anterior) y 27% que disminuirá (13% anterior).

 

CB

 

Preguntados los CEOs acerca de cuáles eran los mayores problemas de negocios, respondieron:

  • Incertidumbre económica (preocupaciones por la economía local o internacional, finanzas públicas, etc.): 35% (anterior 21%)
  • Mayores costos (energía, materia prima, salarios, etc.): 27% (antes 32%)
  • Temas financieros (financiación, flujo de caja, rentabilidad): 19% (20% anterior)
  • Personal (encontrar, contratar, retener, capacitar): 11% (23% anterior)
  • Crecimiento (demasiado lento o demasiado rápido): 8% (4% anterior)

Con relación a las presiones salariales ejercidas por los sindicatos sobre las empresas, 26% respondió que sí las tiene, pero en términos manejables (36% anterior), un 22% indicó que sí en medida preocupante (15% anterior), 31% indicó que la pregunta no resulta aplicable para su empresa (3% anterior) y un 22% respondió que las presiones no resultaron relevantes (17% anterior).

Entre las preocupaciones prioritarias de los empresarios para los próximos doce meses figuran las siguientes:

  • Oportunidades de crecimiento (nuevos mercados, compra de empresas): 24% (antes 23%)
  • Lanzamiento de nuevos productos o servicios: 24% (antes 27%)
  • Obtención de financiación para la empresa: 16% (15% anterior).
  • Temas relativos al personal (retención, capacitación, etc.): 15% (21% anterior)
  • Proyectos de capital: 5% (antes 5%)
  • Otros: 15% (antes 9%)


Conclusiones finales:
El juicio de los empresarios consultados acerca de la incidencia en los negocios del comportamiento de diversas variables económicas durante el primer trimestre del año 2012 y las expectativas para los trimestres venideros, acentúa la tendencia negativa advertidas en los trimestres anteriores. Se apunta una desaceleración de la economía, que se la ve con similar tendencia para los próximos doce meses. Hay preocupación por los niveles de facturación y de rentabilidad – consecuencia de la percepción de un cierto enfriamiento de la economía – y prudencia a la hora de invertir o de incorporar personal. La inflación continúa siendo una preocupación relevante y la incertidumbre económica pasó a tener una importancia decisiva a la hora de tomar decisiones empresariales. Todo esto configura un cuadro menos optimista que en los trimestres anteriores, que enciende una luz amarilla – casi anaranjada - sobre las perspectivas de negocios en el corto plazo.